Hoy en día sabemos que es esencial para los negocios contar con redes sociales por diversos motivos como lo es la exposición, la interacción o hasta el trato con clientes.

Lo que complica el tema de las redes sociales es la decisión de cual o cuales abordar con nuestro negocio sumando la constante aparición de nuevas plataformas.

El primer paso

Debido a que no es necesario o es casi imposible estar activo en todas las redes sociales, una de las maneras más simples para reducir la cantidad de opciones por elegir es tomar las plataformas con mayor popularidad.

Con un pie dentro la red

Posterior a seleccionar las redes sociales con las cuales podrías trabajar, debes tener un plan a futuro con objetivos claros y funcionalidades básicas que la plataforma te pueda ofrecer, así como contar con la audiencia a la que buscas alcanzar.

Por ejemplo, si buscas utilizar tus redes como una segunda opción de servicio a cliente, es importante que alguna de las redes que elijas tenga entre sus fortalezas la facilidad de comunicación, así como la posibilidad de que varios usuarios de tu compañía puedan comunicarse por medio de tu perfil al mismo tiempo.

Encontrar a la audiencia que buscas no siempre es fácil, pero algunas plataformas ofrecen la información acerca del estimado de usuarios que podrían estar dentro del público que buscas.

Como dice el dicho, dime que publicas y te diré que red social usas

Ya tienes casi decidido que redes sociales utilizar, ahora toca elegir el tipo de contenido que vas a manejar en tus redes sociales, los cuales pueden ser imágenes, publicaciones de blog, newsletters, memes, encuestas, rifas, videos, colaboraciones con influencers, etc.

No todo el contenido que planeas publicar quedará perfecto en todas tus redes sociales, por ejemplo, están aquellas que se basan en su mayoría imágenes y videos, otras que funcionan mejor para contenidos largos y detallados. Contar con varias redes sociales te permite repartir el contenido que planeas publicar, seccionado a la red que sea mas efectiva.